EL MEJOR ALCALDE, EL REY

comedia en tres actos de

Lope de Vega

Reparto:

Sancho: Andrés Rodríguez
Elvira: Mª José Vega
Nuño: Juan Martín
Pelayo: Alejandro Bueno
Don Tello: Pedro Orellana
Celio: Manuel González
Julio: Isaac Herrerapicazo
Feliciana: Teresa Domínguez
Juana: Paqui Domínguez
Leonor: Mª Carmen Rojano
El Rey: Antonio Limones
El Conde: Antonio Pérez
Don Enrique: Amaro de la Calle
Brito: Pepe Herrerapicazo

Realización:

Control: Juan L. Elena
Maquillaje: Victoria López
Decorados: Pepe Ramos

Representaciones:

  • 24/04/97 Club Nazaret. Estreno con 400 espectadores. Muy buena representación.
  • 26/04/97 Club Nazaret. Buena representación ante 700 espectadores.
  • 29/05/98 Rota. Representación regular. No hubo ensayo general por motivos de trabajo de los actores. Poco público.
  • 06/06/98 Arcos - T.Olivares Veas. Lleno total. Deficiente representación por falta de ensayos generales.

La comedia transcurre en Galicia durante el siglo XI y empieza por un monólogo de un aldeano muy joven, Sancho, quien pronuncia unas hermosas décimas para expresar su naciente y desmedida pasión por una muchacha, Elvira, villana como él, a la que el día anterior pudo contemplar cuando lavaba en un arroyo.

Sancho reúne toda suerte de atractivo: virtuoso, de gran valor, el mejor de la aldea, mozo noble y bien nacido, de familia pobre pero honrada.

Elvira por su parte, es hija de un labrador de no grande fortuna. Típicamente femenina, destaca en ella su hermosura.

Aparece un tercero en discordia para formar el triángulo amoroso, nada menos que un hombre poderoso se encapricha de la joven aldeana y pretende gozarla, haciendo pasar su deseo por amor: Don Tello, el señor natural, uno de esos señores medievales cuyo poder se ejerce tiránicamente.

Alfonso VII, al conocer el atropello realizado por Tello, lo conmina por medio de una carta a que restablezca la justicia. El poderoso señor de Galicia desoye el mandato y arrecia su descaro.

Sancho y Elvira conciertan una cita nocturna en la habitación de ella, que resulta peligrosa desde el punto de vista moral. Por otra parte, los pecados de Don Tello son su lascivia, la desobediencia y la soberbia, hacen que el Rey condene a muerte a Don Tello.

- ¿Cuándo quieres desposarte?
- Amor me manda que sea esta misma noche.

- Sancho, no lloro por ti
sino por ir a palacio...

     

- Vive Dios, señor, que es Sancho,
ese mismo Labrador

- Dame a besar tu mano,
porque ennoblezca mi grosera boca...

- Que habiéndome yo casado,
me quitaste mi mujer.

- Y ¿podré yo creer que honor mantiene
mujer que en su poder un hombre tiene?

- Adereza ropa limpia,
y al momento matarás
cuatro gallinas...

 

- A fe que he de regalarle
si salimos con el pleito
un puerco de su tamaño.